10 ejercicios para que los niños superen la tartamudez

Durante los primeros años de vida, entre los 2 y los 5 años, los niños desarrollan algunas de las acciones más complejas del ser humano como son el habla y el lenguaje. En ese momento pueden surgir señales de tartamudez.

277

Si sospechamos que nuestro hijo tiene ese trastorno del habla o puede estar experimentando tartamudez, lo primero que tenemos que hacer es observar: ¿Cuándo tartamudea el niño? ¿en qué situaciones? ¿Quiénes están? ¿es una conducta que se repite de forma continua o que solo aparece en momentos aislados?.

Es necesario saber cuándo, dónde, cómo y con quién ocurre, para poder establecer el porqué, la causa de dicha tartamudez. En muchas ocasiones hay una predisposición genética a la tartamudez, por lo que conviene averiguar si alguno de los padres tuvo ese problema en la niñez.

Otro punto fundamental a tener en cuenta es la edad del niño, pues existe una tartamudez evolutiva que aparece en torno a los 3 o 4 años de edad en la que el niño tiende a repetir las palabras, o en ocasiones ‘se atasca’ y no sabe continuar. Si en cambio nuestro hijo tiene más de 5 años y continúa o se ha acentuado la tartamudez, conviene pedir ayuda y valorar el problema para poder iniciar una intervención.

Recomendaciones para tratar la tartamudez en los niños

Una vez que hemos observado el problema, es importante que los padres:

1. No terminen las frases del niño que tartamudea
Tiene que aprender a hablar por si mismo para que vea que puede enfrentarse al problema y salir victorioso del mismo.

2. Crear una relación de confianza con el hijo con tartamudez
No meterse con él, enfadarse o menospreciarle cuando ocurra este problema.

3. No interrumpirle al niño tartamudo
Hay que dejarle que acabe las frases. Se le puede animar a que termine, con palabras de aliento, o una sonrisa.

4. Hacerle conocer sus éxitos
Grabarle cuando hable despacio y cuando habla deprisa, para que él se oiga y empiece a ver las diferencias.

5. Cantar con el hijo que tartamudea
Cantar con él y de nuevo grabarle para que se escuche y que vea que cuando canta no tartamudea. Explicarle que esto sucede porque cantando ‘gestiona’ mejor la cantidad de aire a expulsar.

6. Practicar técnicas de respiración con él
Trabajar con el niño la respiración diafragmática (que aprenda a hacer una respiración profunda en la que el aire llegue al diafragma o a la tripa).

7. Practicar algunos ejercicios
Hacer ejercicios de soplo, como hinchar globos, soplar velas, soplar con pajitas… de esta forma conseguiremos fortalecer los órganos fonadores.

8. Alargar las vocales al hablar
Esto sobre todo lo podemos hacer mientras el niño lee.

9. Jugar con las palabras
Trabajar el turno de palabras, como por ejemplo, los padres empiezan una frase, paran y le piden al niño que él la termine.

10. Trabajar las emociones del niño
Enseñarle a controlar las conductas de ansiedad. Trabajar con él el miedo a tartamudear.

tartamudez
La tartamudez puede desencadenar en los niños otros problemas como ser víctimas de acoso escolar. | Foto: Archivo

Con información de Guía Infantil

Lea también: Cómo impacta una dieta alta en grasas en la salud del cerebro

¡No te pierdas de nada!
Síguenos en Telegram o únete a nuestro grupo de WhatsApp
También puedes seguirnos en Google Noticias

¿Usted qué opina? Deje su comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar