¿Tienes várices? Con ajo y aceite de oliva puedes aliviarlas

Alivia las várices con este tratamiento casero a base de ajo y aceite de oliva, ingredientes esenciales para mejorar la circulación.

496

Existen productos naturales que pueden aliviar las várices. Pon en práctica este remedio para solucionar dicho problema.

Los especialistas aseguran que las venas varicosas suelen afectar las piernas, ya que al estar de pie y caminar aumentan la presión en las venas de la parte inferior del cuerpo. Para algunas personas esto solo es un problema estético, en otros casos esto causa dolor y malestar.

De igual manera, suelen identificarse estas venas cuando presentan un color violeta o azul oscuro, también aparecen retorcidas y con dilatación, como simulando unos cordones en las piernas.

Uno de los síntomas que da cuando la persona tiene esta afección, es pesadez en las piernas, ardor, sensación pulsátil, calambres musculares e hinchazón en las extremidades inferiores.

Las várices

Por otro lado, una de las causas de presenciar tener várices es el envejecimiento ya que con el tiempo hay un desgaste que hace que las válvulas permitan que la sangre regrese a las venas, donde se acumula. También, los antecedentes familiares de venas varicosas, aumenta las posibilidad de padecer esta afectación. De igual manera, la obesidad es otra de la causas de este problema ya que genera una presión adicional en las venas por el sobrepeso. Igualmente, las personas que cuentan con trabajos en los que deben estar de pie o sentados durante períodos prolongados, también tienen riesgo de padecer várices.

Remedio casero de ajo y aceite de oliva para aliviar las várices

El ajo es uno de los ingredientes ideales para tratar este problema, ya que estimula y mejora la circulación de la sangre e impide que las venas se inflamen. Cabe resaltar que, el ajo no tiene la solución definitiva ante las várices, pero ayuda a eliminar los síntomas gracias a que contiene alicina y ajoeno, dos “compuestos sulfurosos que tienen la capacidad de mejorar la circulación de sangre, impidiendo, de esta forma, que los vasos sanguíneos se inflamen y ocurra la formación de coágulos».

El ajo y el aceite de oliva

Por ello, el ajo con el aceite de oliva se puede utilizar como un tratamiento tópico para esta afección.

Ingredientes

  • 5 dientes de ajo.
  • 3 cucharadas de aceite de oliva.
  • jugo de 1/2 limón.

Pasos a seguir

  1. Debe pelar los dientes de ajo y triturarlos.
  2. Agregue el ajo triturado a un recipiente de vidrio y añade al aceite de oliva y el jugo de limón recién exprimido.
  3. Tape el recipiente y agite enérgicamente para que todos los ingredientes se mezclen entre sí.
  4. Coloque el envase con la mezcla en un lugar fresco, oscuro, libre de humedades y deje reposar toda la noche.
  5. A la mañana siguiente, remueve los ingredientes y cuele la preparación.
  6. Coloque el líquido obtenido en un frasco nuevo y con esto queda listo para aplicarlo con el objetivo de tratar los síntomas de las várices.
Ajo y aceite de oliva para las várices

Debe aplicar un poco de este líquido por donde tenga las várices, hacer masajes circulares y suaves con los dedos.

Lee también: Estas son las vitaminas que previenen las arrugas y ayuda a eliminar las líneas de expresión

¡No te pierdas de nada!
Síguenos en Telegram o únete a nuestro grupo de WhatsApp
También puedes seguirnos en Google Noticias

¿Usted qué opina? Deje su comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar