Shanghái rastrea los casos de Covid-19 mientras Pekín limita los servicios de taxi

Shanghái informó de 1.305 nuevos casos locales asintomáticos de coronavirus para el 11 de mayo.

57

Las autoridades de Shanghái rastrearon el jueves la ciudad en busca de los últimos casos de Covid-19 con la esperanza de despejar el camino para salir de un doloroso confinamiento de seis semanas, mientras Pekín redujo los servicios de taxi para mantener a raya su brote, más pequeño.

La mayor ciudad comercial de China, con 25 millones de habitantes, ha reforzado en los últimos días su confinamiento para dar un último empujón a la erradicación del virus antes de que finalice el mes, habiendo logrado algunos avances significativos, según los datos de esta semana.

Los análisis masivos realizados en Shanghái detectaron sólo dos nuevos casos fuera de las zonas sometidas a las restricciones más estrictas el 11 de mayo, informaron las autoridades el jueves, pero fueron dos más que ninguno el día anterior.

Shanghái

Resulta significativo que los casos se encontraran en dos de los 16 distritos de la ciudad, Xuhui y Fengxian, que según las autoridades, se encontraban esta semana entre los ocho que habían alcanzado el estatus de “cero contagios”, al no haber tenido ningún caso comunitario durante tres días consecutivos.

Los últimos casos muestran la dificultad para acabar con la variante ómicron, altamente transmisible, a pesar de la aplicación implacable de algunas de las restricciones más duras de China desde que el virus surgió en la ciudad de Wuhan a finales de 2019.

Las nuevas infecciones también plantean la preocupación sobre cuánto tiempo podría durar la vuelta a la vida normal bajo la inflexible política china de “cero contagios” una vez que se levante finalmente el confinamiento.

Yu Linwei, vicegobernador de Xuhui, dijo en una conferencia de prensa que su distrito no iba a relajar los esfuerzos contra la epidemia, asegurándose de que todo el mundo se someta a pruebas y de que los nuevos casos y sus contactos cercanos se aíslen en cuarentena lo antes posible.

“No nos atrevemos a aflojar”, dijo.

Algunos de los residentes del distrito, a los que en los últimos días se les había permitido salir de sus recintos para pasear y hacer la compra, dicen que han recibido avisos en los que se les dice que no pueden salir de casa y que se preparen para más pruebas.

En conjunto, Shanghái informó de 1.305 nuevos casos locales asintomáticos de coronavirus para el 11 de mayo, frente a los 1.259 del día anterior, y de 144 casos sintomáticos, frente a los 228 previos. Pero éstos se produjeron en zonas que ya estaban sometidas a los controles más estrictos.

Los casos detectados en las comunidades relativamente más libres son los que se observan más de cerca, en busca de pistas sobre el rumbo del brote de Shanghái. Otras ciudades chinas sometidas a controles similares empezaron a suavizar las restricciones tras un periodo en el que no se registraron casos en dichas zonas.

Salida global

El número de casos de China es una pequeña fracción de lo que las principales ciudades del mundo han llegado a tolerar, ya que la mayoría de los países levantan las restricciones para “convivir con el virus”, aunque las infecciones sigan propagándose.

China va en dirección contraria al resto del mundo al redoblar su política de “cero contagios”, sometiendo a cientos de millones de personas en docenas de ciudades a restricciones de movimiento, lo que ha provocado un importante daño económico y la interrupción del comercio internacional y las cadenas de suministro.

Pero China afirma que está salvando vidas

Pekín señala el millón de muertes por COVID-19 en Estados Unidos y muchos más millones en otros lugares, mientras que su cifra oficial desde el comienzo de la pandemia es de poco más de 5.000.

El director de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo esta semana que la política de China “no es sostenible”, lo que provocó una airada reprimenda de Pekín y la censura de sus “irresponsables” comentarios.

La capital, Pekín, informó de 46 nuevos casos de COVID-19 para el 11 de mayo, frente a los 37 del día anterior.

A última hora del miércoles, Pekín anunció la suspensión de los taxis y de los servicios de alquiler de vehículos en algunas zonas del distrito de Chaoyang, el mayor de Pekín y el epicentro del brote, y en otros dos distritos.

Las autoridades han prohibido los servicios de comida en restaurantes, han cerrado algunos centros comerciales, lugares de ocio y turísticos, han suspendido secciones de sus sistemas de autobuses y metro y han impuesto confinamientos en algunos edificios residenciales.

Pekín, que ya había endurecido las restricciones en los primeros momentos de su brote, se encuentra en una situación mucho mejor que la de Shanghái en este momento.

Shanghái
 Pekín anunció la suspensión de los taxis y de los servicios de alquiler.

Lea también:

Sur de África con repunte de casos de coronavirus

¡No te pierdas de nada!
Síguenos en Telegram o únete a nuestro grupo de WhatsApp
También puedes seguirnos en Google Noticias

Vía Globovisión
¿Usted qué opina? Deje su comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar