Johnson se enfrenta al voto de castigo en las elecciones locales

Boris Johnson, defendió desesperadamente su «honestidad» esta semana.

79

Boris Johnson se enfrenta al voto de castigo de los británicos en las elecciones locales de este 5 de mayo que puede poner en «serios aprietos» su permanencia en Downing Street

El Partido Laborista podría lograr el 39% de los votos en los 200 ayuntamientos y gobiernos locales en juego, frente al 24% de los conservadores, según el último sondeo de Electoral Calculus y Find Out Now que vaticina el peor resultado para los «tories» desde mediados de los noventa en la era de Tony Blair.

Los conservadores podrían perder 548 concejales de los 4.400 en liza, mientras que los laboristas podrían ganar hasta 800. Curiosamente, los aspirantes «tories» han procurado desmarcarse de su líder, que no aparece prácticamente en los panfletos electorales.

Apenas el 29% de los británicos aprueba a estas alturas y tras sucesivos escándalos la gestión del «premier», frente al 65% que la desaprueba, de acuerdo a una encuesta con YouGov. Johnson está perdiendo también su pulso personal contra Keir Starmer: el 57% de los votantes elegirían hoy como primer ministro al líder laborista, frente al 43% que se inclinarían por el líder conservador.

El «premier» intentó elevar su alicaído perfil el martes con su intervención por videoconferencia ante el Parlamento ucraniano. Aunque la mayoría de los británicos respalda su posición ante la guerra y su proximidad al presidente Zelenski, el impacto del Partygate no solo no se ha diluido, sino que se ha reactivado a partir de la multa recibida por Johnson por violar sus propias reglas del Covid.

Johnson defiende desesperadamente su honestidad

Johnson defendió desesperadamente su «honestidad» esta semana, en una entrevista a un medio local, indicó que ha tenido un efecto catastrófico sobre la la campaña. 

La presentadora Susanna Reid puso sobre la mesa la máxima preocupación de los británicos: el coste de la vida, y relató el caso de Elsie, una mujer de 77 años que solo puede comer una vez al día y que se pasa el día en autobús para estar caliente, pues la pensión no le llega para pagar la factura de la energía, que se ha multiplicado por cuatro.

Falta conexión con la preocupación de los británicos

Para estupefacción de los espectadores, Johnson respondió jactándose de haber introducido el pase gratuito de 24 horas para los pensionistas en el transporte público cuando era alcalde de Londres (una afirmación falsa, pues fue entró en vigor años antes).

La respuesta del «premier» ha dejado a la luz su falta de conexión con las preocupaciones de los británicos y ha disparado las alarmas en su propio partido, ante el temor de «un batacazo electoral», amplificado además por la previsible victoria de Sinn Féin sobre los partidos unionistas en las elecciones de la Asamblea de Irlanda del Norte.

En una nueva huida hacia delante, Johnson puede volver a agitar la bandera del Brexit y reabrir la «guerra» con la UE por cuenta del Protocolo de Irlanda. Según anticipó The Financial Times, el Gobierno británico pretende impulsar algo así como la Ley de Mercados Internos 2.0, que puede suspender unilateralmente algunos de los puntos contenidos en el Protocolo.

Esa decisión, que puede ser anticipada el 10 de mayo durante el Discurso de la Reina, pondría fin a la tregua firmada con la UE por el conflicto de Ucrania. El secretario del Tesoro Rishi Sunak ha cuestionado la medida y ha advertido que podría provocar una indeseable guerra comercial con Bruselas en medio del impacto causado por las sanciones a Rusia.

Sunak, considerado hasta hace poco como el favorito a la «sucesión» de Johnson, ha perdido enteros por su decisión de impulsar una subida de impuestos en medio de la actual crisis energética y por el escándalo de su esposa multimillonaria, Akshata Murty, que eludió al fisco británico acogiéndose al estatus de «no residente».

La secretaria de Exteriores Liz Truss y el secretario de Defensa Ben Wallace han salido fortalecidos por la guerra de Ucrania y figuran ahora como máximos aspirantes al liderazgo «tory», seguidos por el secretario de Salud Sajid Javid y por el ex titular del Foreign Office, Jeremy Hunt.

Una debacle electoral y nuevas multas por el Partygate (además de la publicación del informe completo de la alta funcionaria Sue Gray) podrían servir para reactivar una moción de censura de los «tories» contra su propio líder. En primera instancia bastarían con 54 diputados para poder activarla, aunque Johnson confía en poder contar al final con el respaldo de más de la mitad de sus 358 parlamentarios alegando la urgencia internacional por la invasión de Ucrania.

Johnson
Boris Jhonson.
Johnson
Johnson puede volver a agitar la bandera del Brexit y reabrir la «guerra» con la UE.

Lea también:

Zelenski lanza la línea United24 para recaudar ayuda

¡No te pierdas de nada!
Síguenos en Telegram o únete a nuestro grupo de WhatsApp
También puedes seguirnos en Google Noticias

Vía Globovisión
¿Usted qué opina? Deje su comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar