Inicio Destacado Una mirada a la obra del maestro Carlos Cruz Diez, un venezolano...

Una mirada a la obra del maestro Carlos Cruz Diez, un venezolano universal

El maestro Carlos Cruz Diez falleció el pasado sábado a la edad de 95 años en París, Francia.

121
0
Compartir
Despedidas del país con el lujo de la obra cinética del maestro Cruz Diez en el aeropuerto de Maiquetía.

Con el sol de aquel 17 de agosto de 1923 despuntó un genio, hace 95 años en una casa de la populosa parroquia La Pastora, Carlos Cruz Diez abrió los ojos para contemplar el color por primera vez, un encuentro que marcaría el resto de su vida. Pocos años más tarde, la vocación artística lo sorprendió como una epifanía en la fábrica de botellas que le pertenecía a su padre, cuando la luz del sol atravesaba los cristales y proyectaba sombras de colores sobre el suelo y su propio cuerpo.

Al verse en medio de aquel universo de destellos,el pequeño Carlitos se empeñó en ser artista, ambición que lo condujo a abandonar el bachillerato a los 17 años para cultivarse como creador.

Con el total apoyo de sus padres, (algo bastante inusual dado el concepto de «artista» que se tenía para la época), Cruz Diez se inscribió en la Escuela de Artes Aplicadas de Caracas en 1940. Allí el muchacho censurado durante toda su época escolar por dedicarse a dibujar, cuando debía prestar atención a la materia, encontró su lugar al lado de importantes figuras del arte moderno venezolano como: Alejandro Otero, Jesús Soto y Mateo Manaure.

La Cromointerferencia del color aditivo, ese universo de colores se extiende por el Aeropuerto Internacional de Maiquetía como un mapa compuesto por intrincadas líneas: negras, rojas, amarillas y azules, que saludan o despiden a los viajeros desde su creación en (1978). Cuarenta años después, esta obra de Cruz Diez se ha convertido en un ícono del éxodo venezolano.

«Me duele que en mi obra, los venezolanos se despidan de el país», Carlos Cruz Diez, en una entrevista para un diario zuliano.

A sus 95 años, el maestro vivía en París, convertido en un artista y ciudadano del mundo, al igual que miles de venezolanos, ni Cruz Diez ni su obra han dejado de viajar, pues las caleidoscópicas, composiciones de este artista criollo visten de colores las grandes capitales del globo. En junio de 2018, luego de 30 años de ausencia, su genialidad cromática volvió a adornar el pavimento francés. Esa vez le tocó a Metz, una pequeña ciudad al noreste del país galo.

Cruz-Diez Art Foundation@cruzdiezfound

View image on Twitter
See Cruz-Diez Art Foundation’s other Tweets

2018 fue un año movido para Carlos Cruz Diez, en marzo dos museos de Alemania y Rusia abrieron sus espacios a su universo lumínico y multicolor

Hasta el 16 de mayo del año pasado, el Museo de Arte Concreta de Ingolstadt (Alemania), presentó la exposición retrospectiva “Carlos Cruz-Diez. Color Motion”, muestra individual que incluía: algunas de sus primeras obras, trabajos más recientes, un ambiente cromointerferente y un laberinto de transcromías,

A todo el despliegue de la sala, se  incorporaron un par de propuestas efímeras: la intervención de un paso peatonal en frente del museo, y un mural de Inducción Cromática de 3 x 6 metros especialmente realizados para la ocasión.

Cruz-Diez Art Foundation@cruzdiezfound

@mkkingolstadt for @CarlosCruzDiez next solo show «Color in Motion»

View image on Twitter
See Cruz-Diez Art Foundation’s other Tweets

Allí se presentó una intervención especialmente diseñada para el espacio del atrio, seguida de dos Fisicromías de 1964 y 1975.

Carlos Cruz-Diez, Ambiente de inducción Cromática  Moscú 2018  (vista virtual)

En busca del color   

Para entender la obra de Cruz Diez hay que emprender un viaje en el tiempo, hacia los comienzos del artista, a quien le  tomó dos años darse cuenta de que no andaba por el camino correcto. Aunque apreciaba la obra de grandes maestros como Monet o Cézanne, y se declaraba admirador de pinceles venezolanos como Héctor Poleo, entendió que su búsqueda estaba lejos del óleo y los lienzos

«Para mí la pintura se relacionaba con el drama y la tristeza, se utilizaban colores oscuros y sucios. Entonces  me dije: yo soy un hombre más bien alegre, entonces no soy un pintor». 

Cruz Diez abandona la carrera de arte puro para formarse como docente y diseñador, graduándose en 1945. Durante esa época y a lo largo de su carrera se desempeñó como ilustrador de diversas revistas y textos como: el diario El Nacional, la revista Momento, además de varios títulos literarios editados por el ministerio de Educación.

Cruz Diez en la redacción de la famosa Revista Momento (1950 )

Carlos junto a su esposa Mirtha e hijos : Jorge, Carlos y Adriana París (1968) 

El reencuentro con Jesús Soto, en el París de 1955 sería crucial para su carrera. Fue su antiguo compañero de la escuela de artes quien le descubrió el cinetismo al invitarlo a la exposición Le Mouvement, del húngaro Víctor Vasarely, precursor de  esta vanguardia artística que tiene por bandera el movimiento.

Con la precisión de un científico  y el delirio de un alquimista, Carlos Cruz Diez se entregó al estudio del color y los efectos ópticos que produce la variación de la luz sobre el ojo humano. La caleidoscópica obra plástica de este maestro del cinetismo se descompone en varios períodos: Color Aditivo, Fisicromías, Inducción Cromática, Cromointerferencia, Transcrómias, Cromosaturación y el Color al Espacio.

De las galerías a la selva del concreto 

El siguiente paso fue llevar su arte a la calle, acercarlo a la gente y volviéndolo masivo. Para ello, Cruz Diez coqueteó con la arquitectura y el urbanismo hasta intervenir edificios y espacios públicos en Venezuela y el mundo.  

Fisicromía Cóncavo-convexa  (1982), Plaza Andrés Bello, Caracas, Venezuela

Laberinto Cromovegetal Universidad Simón Bolivar (1995)   Caracas Venezuela  
Inducción Cromática  en autobús Marsella 1989  
Cruces Peatonales Lima Perú 2018    
Camuflaje Panamá  2016 

En este performance colaborativo, un entusiasta Cruz Diez (izquierda), se une al artista chino Liu Bolin, mejor conocido como «el hombre invisible». Una de sus conocidas composiciones de color aditivo envuelve a estos dos artistas, que se mimetizan con las líneas como camaleones cromáticos.

Marriott International WW

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here