Inicio Otras categorías Curiosidades Tres pasos imprescindibles para lograr que un perro sea obediente

Tres pasos imprescindibles para lograr que un perro sea obediente

90
0
Compartir

Algunos perros se resisten a obedecer ciertas órdenes humanas que son esenciales para poder disfrutar con ellos de una convivencia tranquila y segura.

Lo primero que hay que saber es que se trata de un problema complejo, que debemos abordar con empatía y conocimiento para resolverlo con éxito. Te lo contamos paso a paso.

Paso 1: Empatía y conocimiento como punto de partida

Si tu perro no te hace caso, párate a detectar dónde está el germen de su desobediencia. Piensa que la desobediencia de los perros es un problema complejo, con numerosas variables y que requiere de una gran empatía por nuestra parte.

Los perros no son desobedientes por capricho. Tras la indisciplina, suelen esconderse causas diversas, desde el miedo, la inseguridad, las malas experiencias vividas, un vínculo inapropiado con el cuidador, una educación inadecuada o la ansiedad por separación.

Lo que sí está claro es que no hay fórmulas mágicas que puedan aplicarse a todos los perros por igual, cada uno es un mundo y posee unas condiciones únicas y particulares.

Por todo ello, antes de empezar a educar a tu animal para que te haga caso, tienes que descubrir quién es, cómo se siente y por qué hace lo que hace.

Paso 2: El necesario vínculo perro-humano

Cuando entre humano y perro se establece un vínculo basado en el entendimiento, la confianza y el respeto, la relación entre ambos suele ser amable y reconfortante.

Dicen los expertos que los perros son por naturaleza seres a los que les gusta colaborar con los humanos y este hecho, en sí mismo, ya es suficiente para sentirse premiados.

Entonces, si nuestro perro, sea cachorro o adulto, se muestra rebelde a la hora de atender nuestras peticiones, podemos pensar que algo falla en el necesario vínculo que debe haber entre perro y humano.

En este caso, lo más conveniente es solicitar el apoyo de un etólogo en conducta canina, quien te ayudará a la hora de averiguar en qué punto concreto del vínculo falla la relación y te orientará sobre la mejor forma de atajar la carencia.

Paso 3: Enseñándole a acudir a tu llamada

Es una orden vital, ya que un perro que no acude cuando lo llamamos puede poner en peligro su seguridad, pues existe el riesgo de que se pierda en cualquier momento.

Si tu perro desoye tus llamadas, ponte en guardia y empieza a darle las primeras lecciones de obediencia:

Lo ideal es que tu perro aprenda en casa a acudir a tu llamada desde que es un cachorro. Recuerda que en esta etapa, al igual que ocurre con los niños, los perros son esponjas que lo asimilan todo rápidamente.

Dale a tu perro la orden, de forma clara y con un gesto que la acompañe (indica con el dedo adónde quieres que vaya). Dile “ven”, “ven aquí”, o “el nombre de tu perro + ven”.

Ensaya la orden todas las veces que sea necesario, pero sin agobiar a tu perro, y hasta que consigas que te obedezca. En este momento, puedes acariciarlo, expresarle verbalmente que lo ha hecho muy bien y ofrecerle una golosina.

RugsUSA WW

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here