Inicio Opinión Sembramos o nos siembran

Sembramos o nos siembran

Aquí han de jugar papel importante las gobernaciones y alcaldías mediante la organización y apoyo a éstas Unidades integrales de producción agrícola.

61
0
Compartir
Manuel Villalba, educador y exdiputado a la AN.

La problemática del HAMBRE es tan vieja como la existencia de la especie humana en la tierra.

A pesar del desarrollo científico y tecnológico alcanzado por la sociedad esta a seguido su curso de crecimiento aritmético que amerita no tan sólo una preocupación; sino también medidas gubernamentales serias vinculadas a las condiciones sociales del trabajador del campo y a las características del suelo en función de diseñar políticas agricolas realmente productivas alejadas de los rimbombantes discursos proselitistas.

La desigualdad entre naciones aunada a las campañas racistas y xenofóbicas de los más poderosos en contra de países subdesarrollados para hacernos ver y sentir como seres inferiores e incapaces de todo desarrollo debe cesar ya que para enfrentar el flagelo del HAMBRE se tiene que buscar un equilibrio que acorte las distancias o desigualdades.

Por eso es necesaria e imprescindible la transferencia e intercambio de tecnología en el campo agrícola, tal cual como lo impulsó Hugo Chávez, con diferentes países en función de romper con los monopolios que extrangulan todo el sector primario de nuestra agricultura. Lo que aunado a la vieja práctica de contratación de los mejores científicos y técnicos de América Latina (como lo denunció George Gedda el 9/6/71) aleja las posibilidades de un desarrollo agrícola autosustentable capaz de generar una soberanía alimentaria.

Aquí lo que viene después de esta pandemia es HAMBRE. Y no es que lo diga yo. No. Lo dicen los organismos multilaterales, gobiernos, científicos, catedráticos, etc.

Por eso mi preocupación e insistencia en el sentido que el gobierno debe buscar INNOVAR y EMPRENDER nuevos métodos de producción agrícola donde primeramente se pueda determinar las capacidades instaladas de cada productor del campo para en función de ello ajustar el financiamiento y la asistencia técnica. Logrando una gran organización sobre todo de aquellas Unidades INTEGRALES de producción AGRÏCOLA que tienen como característica una producción INTENSIVA complementaria de la demanda del mercado interno.

Aquí han de jugar papel importante las gobernaciones y alcaldías mediante la organización y apoyo a éstas Unidades INTEGRALES de Producción AGRÍCOLA que pueden servir como experiencia piloto en el combate que hemos de librar intensamente contra este flagelo que pone en peligro la PAZ del mundo. ATREVÁMONOS. no dejemos que la flojera, la incapacidad y el temor nos arrebate la ESPERANZA.

RugsUSA WW

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here