Inicio Opinión Pasadas las vacaciones

Pasadas las vacaciones

Por cierto y para que sepan que no me desconecto del quehacer por una Venezuela distinta lo de que “nada será como antes” incluye y mucho al modo de hacer política en esta tierra de gracia.

51
0
Compartir
Luis Eduardo Martínez, exgobernador de Monagas.

Tras el cierre precipitado de la presencialidad en escuelas y universidades por el COVID19 y la continuación de la vida académica vía remota comienzan en buena parte del mundo las vacaciones “de verano”. 1.184.126.508 estudiantes en 143 países, según la UNESCO, culminaron en confinamiento sus respectivos periodos con más o menos éxito. No fue fácil.

Con mucho de improvisación y un gran esfuerzo, docentes, familia y estudiantes hicieron posible que, salvo por poco, las lecciones no se detuviesen y millones de hogares se transformaron en aulas. La deficiente conectividad, equipos inadecuados, impreparación de profesores y maestros, alejamiento de los pares, fueron suplidos con un empeño colectivo que debe ser reconocido universalmente. Muchos hablan de los héroes de la salud, refiriéndose al personal que tantas veces en condiciones de precariedad arriesgan sus vidas por salvar las de otros, y está bien pero es oportuno alzar voces por los héroes de la educación que, los más con salarios precarios, impidieron que el proceso educativo en el planeta se paralizara por fuerza de la pandemia.

Bajará la demanda de Zoom y de otras plataformas por unas semanas y subirá la de Neflixt mientras que en medio de la expansión del virus en muchos países y los rebrotes en otros el encierro seguirá siendo de las más comunes prácticas para cuidarse. Sobrarán los que mañana mismo añoren el retorno a clases ante la falta de oportunidades para el esparcimiento y alternativas de ocuparse.

¿Qué sucederá después, pasado el periodo vacacional?
Si bien habrá excepciones es de esperar que en lo que resta del 2020 se mantenga el modo remoto de educar. Es cierto que la no presencialidad afecta el proceso de enseñanza-aprendizaje y la socialización, especialmente en los pequeños y que carentes de ella pudieran crecer las desigualdades pero también lo es que mientras no exista una vacuna y el coronavirus haya sido erradicado salvaguardar vidas es lo primero por lo que el volver a ver escuelas y universidades rebosantes de niños y jóvenes aun no es inmediato y ni siquiera mediato. Cada día que pasa somos más los que comenzamos a prepararnos para un 2021 y hasta un 2022 bajo formatos híbridos en el marco de un lentísimo desescalamiento.

En el caso de las Universidades, reputados especialistas comienzan a hablar del “transformative learning” buscando “crear un aprendizaje basado en la práctica empresarial, la innovación, la auto exigencia y el trabajo en equipo” combinando la presencialidad en remoto con la física que es casi un calco del modelo que sembramos y mantenemos a ultranza en la Universidad Tecnológica del Centro. Habrá semanas o días en que los alumnos tengan asistencia física al aula con otras alternas en remoto. En palabras de Segundo Huarte, Decano de ESIC una de las escuelas de negocios de mayor prestigio en Europa, el modelo “se inspira en las nuevas formas de relacionarse, vivir y trabajar, rompiendo con formas tradicionales de enseñanza. Esta metodología transforma el aula y el campus en espacios infinitos que unan lo mejor de los dos mundos: las últimas tecnologías y el contacto personal”. En cuanto a la relación de las empresas, sigue, buscan “combinar habilidades personales y profesionales formando para la aprendibilidad”.

A mis alumnos de último trimestre les he insistido en sesiones virtuales recientes que en el mañana que viene “nada será como antes”, que el mundo que conocieron antes que el virus escapara de Wuhan ya es pasado, que es obligante cambiar hábitos y conductas y que de los sectores que más diferentes serán la educación se ubica a la cabeza. En nuestro caso nos entusiasma el reto y ya hemos demostrado que sobran quienes desde cualquier espacio y aun en las condiciones más adversas, que hay que minimizarlas, continuarán enseñando y seguirán aprendiendo.

Por cierto y para que sepan que no me desconecto del quehacer por una Venezuela distinta lo de que “nada será como antes” incluye y mucho al modo de hacer política en esta tierra de gracia pero será después que comentaré de tal.

RugsUSA WW

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here