Inicio Internacionales París sigue en alerta por crecida del río Sena

París sigue en alerta por crecida del río Sena

Frente a la crecida del Sena, los ministerios, algunos de los cuales se encuentran en zonas inundables, se preparan a una eventual evacuación.

95
0
Compartir
Residentes se disponen a utilizar una barca para navegar por una calle inundada de Grand Morin, Esblu.

La crecida del río Sena no alcanzará los temidos 6,10 metros registrados en 2016, según las previsiones, pero el Ayuntamiento no baja la guardia frente a posibles daños provocados por las inundaciones cerca del río, que ya alcanzó los 5,63 metros. Aunque la lluvia sigue cayendo sobre la capital y su región, se espera que el máximo de crecida previsto para el fin de semana se sitúe entre los 5,80 y los 6 metros.

El Ayuntamiento mantiene contactos con los servicios de transporte, de aguas o de calefacción de la ciudad, entre otros, para «limitar el impacto de esta situación en la vida cotidiana de los parisinos», afirmó el consistorio en un comunicado. El Sena, que suma varios centímetros cada día, se desbordó en algunos tramos por lo que permanecen cerrados una decena de túneles y carreteras, varios parques y establecimientos públicos y algunos tramos del tren de cercanías RER C, con paradas muy cerca del río, que permanecerán inaccesibles al menos hasta el 31 de enero, informó Efe.

La ciudad está en alerta naranja, la tercera de cuatro, según el servicio Vigicrues, debido a los riesgos de inundación que se extienden por toda la región de Île-de-France, donde se evacuaron barrios próximos al cauce de forma preventiva. Según Météo France, la excepcional cantidad de lluvia registrada en París fue el doble de lo normal entre el 1 de diciembre y el 21 de enero.

La crecida del Sena de esta semana recuerda las inundaciones de mayo-junio de 2016, que provocaron en la región de París la muerte de dos personas y daños por valor de 1.000 millones de euros.

Parisinospreparados para afrontar crecida del Sena

El río Sena, que se ha desbordado tras días de incesantes lluvias, seguirá creciendo hasta este fin de semana, desatando un riesgo de inundaciones en la capital francesa contra el que se han movilizado habitantes y poderes públicos.

François Duquesne, director del centro nacional de prevención de inundaciones, afirmó que en la aglomeración parisina, cerca de 400 personas tuvieron que ser evacuadas, sobre todo en los suburbios del sureste, y 1.000 hogares permanecían el viernes sin servicio eléctrico. Para tristeza de los turistas, los barcos que cruzan el Sena y los canales del noreste de París estaban paralizados, a la espera de que las aguas bajen.

«Es una locura, ¡Hay tanta agua!, se exclama Chris Lennard, un turista. Soy de Ciudad de Cabo (Sudáfrica), en donde tenemos muy poca agua. Cuatro millones de personas se quedarán sin agua en abril. Me da mucha envidia, quiero llevarme un poco de esta agua a casa», agrega.

Pese a las intemperies, los museos parisinos que bordean el Sena, como el Louvre o Orsay, seguían abiertos. Pero ambos establecimientos están listos para evacuar las obras ubicadas en las zonas inundables en caso de que sea necesario, como lo hicieron en 2016.

Como medida preventiva, el nivel inferior del departamento de Artes del Islam del museo del Louvre cerró sus puertas, pero la dirección del museo más frecuentado del mundo (8,1 millones de visitantes en 2017) indicó que por el momento no prevé un cierre mayor. En el puente del Alma, la estatua de un guerrero zuavo que sirve de referencia a los parisinos para medir las crecidas del río, tenía los pies bajo el agua. Cerca del puente de Austerlitz, el agua alcanzaba 5,59 metros el viernes por la mañana.

Trece departamentos en alerta  

Varios tramos de los muelles que bordean el Sena están bajo el agua desde hace unos días. Partes de la céntrica Ile de la Cité, una de las zonas más turísticas de París con la Catedral de Notre Dame o la Sainte Chapelle, estaban inundadas. «Habitualmente nos sentamos cerca del Pont-Neuf para almorzar. Pero hoy no creo que podamos, o tendríamos que ir nadando», bromea Andrew Neilor, un turista escocés de visita en la capital francesa junto a su esposa.

La compañía ferroviaria nacional, SNCF, cerró varios trechos de la concurrida línea de trenes suburbanos RER C, que corre paralela al río en un túnel en el centro de París, para «garantizar la seguridad de los pasajeros y las instalaciones». Varias estaciones, incluyendo las más cercanas a la catedral de Notre Dame, del museo de Orsay y de los Campos de Marte, que lleva a la Torre Eiffel, permanecerán cerradas al menos hasta el 31 de enero.

A nivel nacional, trece departamentos estaban el jueves por la noche el alerta naranja ante el riesgo de inundaciones, principalmente alrededor de la cuenca del Sena y el Saona. En Villeneuve-Saint-Georges, uno de los suburbios más afectados, las aguas invadieron algunas calles, forzando a algunas personas a desplazarse en pequeños botes de remos. Con un barco de motor, la brigada fluvial ayudaba el viernes a los habitantes a recuperar algunas de sus pertenencias en sus casas inundadas. Unos 150 habitantes de la zona pasaron la noche en gimnasios, según las autoridades.

Ministerios listos para evacuar

Frente a la crecida del Sena, los ministerios, algunos de los cuales se encuentran en zonas inundables, se preparan a una eventual evacuación. Según el Centro de Meteorología Nacional, el período de diciembre a enero ha sido uno de los más lluviosos desde que comenzaron a recopilarse datos en 1900. El nivel de precipitaciones se multiplicó por dos en algunas regiones de Francia, incluyendo París, donde han caído 183 milímetros de lluvia desde el 1 de diciembre. 

RugsUSA WW

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here