Inicio Opinión Óscar Pérez y la Iglesia

Óscar Pérez y la Iglesia

Los ciudadanos no pueden acostumbrarse, ante la multiplicación de los casos de muertes no aclaradas ni investigadas a la barbarie.

164
0
Compartir

La Comisión de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal, instancia que vela por la vigencia y cumplimiento de los Derechos Humanos denunció los hechos acontecidos contra Oscar Pérez y el grupo que lo acompañó. Calificó de horrible masacre y de ejecuciones extrajudiciales las muertes de civiles en las acciones perpetradas por fuerzas militares: “Este acto nos pone ante la degradación e irrespeto de la dignidad y los derechos humanos atinentes a cualquier persona. Existen una serie de evidencias que requieren ser investigadas y explicadas razonablemente a los familiares y a toda la comunidad. Entre ellas la falta de resolución pacífica del conflicto frente a un caso de solicitud de entrega, la ausencia de fiscales en el procedimiento, la utilización de grupos civiles armados. Los audios y videos difundidos por las redes sociales generan perplejidad que requieren ser aclaradas”.

Ante los hechos sangrientos que enlutan a buena parte de la comunidad nacional exigen: 1) Al Estado que los hechos violatorios a los Derechos Humanos sean investigados con la mayor prontitud y objetividad con el concurso de todas las instancias públicas competentes, recordando que los Derechos Humanos son obligación inexcusable e intransferible de los gobiernos, que no pueden estar subordinados a los hechos punibles que se persiguen. 2) A la Fiscalía General que busque determinar la causa de las muertes. 3) A los Tribunales que garanticen las evidencias del operativo para llegar a conocer la verdad. 4) A los Poderes Públicos que recuerden el deber que tienen de garantizar una justicia gratuita, accesible, imparcial, transparente, autónoma e independiente que se sustente en la independencia de cada una de las instancias y que constituyen la esencia misma del Estado de Derecho. 5) A los ciudadanos, a no acostumbrarse, ante la multiplicación de los casos de muertes no aclaradas ni investigadas, a la barbarie. La verdad, la justicia, la solidaridad, la libre expresión y la misericordia postulan un comportamiento y una conducta que no puede llevarnos a consentir la impunidad.

La valiente postura también contrasta con las acusaciones cobardes a que fue sometida la Iglesia al expresar la verdad de lo que ocurre, durante la celebración de la Divina Pastora.

RugsUSA WW

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here