Inicio Opinión “Ni matanzas, ni guerra civil, ni invasiones, ni golpes de estado”

“Ni matanzas, ni guerra civil, ni invasiones, ni golpes de estado”

Es existencial insistir para que “Ni matanzas, ni guerra civil, ni invasiones de ejércitos extranjeros, ni golpes de estado” abran las puertas.

44
0
Compartir

Horas atrás, un antiguo vecino de Lechería me remitió un video de YouTube con un crítico comentario: “Ya debes haberlo visto y borrado. Jajajaja”. Se trataba de la intervención de Henry Ramos en sesión de la Asamblea Nacional del pasado martes 1.

El vecino de marras hoy vive en Jade, lujos o condominio de Brickell en Miami y es más opositor que Almagro, Bolton, Duque y María Corina juntos. Cuando lo conocí se ufanaba de ser uno de los contratistas preferidos del “Zar de la Faja” y decía entrar cuando quería a la oficina de Rafael Ramírez  –eso sí, “lapa en mano”-.  No olvido mi asombro cuando me invitó a conocer un Sea Rey de 58 pies que compró para pasear entre whiskys por Mochima  a los funcionarios de PDVSA que le sacaban sin dilación los pagos de cuanta valuación chimba metía y con mis propios ojos no solo vi el casco rojo rojito sino el nombre puesto en la popa: “Doña Elena” en homenaje a la Mamá de ustedes saben quién.

Cuando a su protector lo detuvo el SEBIN en Margarita, el vecino se fue directo al aeropuerto de Barcelona y en la misma tarde voló a Florida de donde según él, no lo saca nadie.

Me lo he encontrado un par de veces y como buen converso solo cree en soluciones extremas para la crisis venezolana, de la cual es corresponsable. Intervención multilateral, marines de ocupación, alzamiento militar, sangre que corra por las calles son expresiones que usa mientras me sorprende tanta desfachatez. “¿Y estarías dispuesto a mandar a tus  hijos para combatir en las barricadas?” le pregunté la última vez que conversamos. “Bueno hermano, no lo creo posible –respondió- porque los muchachos estudian en Mast Academy y allí son muy arrechos con las inasistencias”. Cambiando de tema le interrogué: “¿Y qué hiciste con Doña Elena?”. Aliviado comentó: “Logré traérmela y la tengo en la marina de Fontainebleau.  La vieras, le hice un overhaul completo y quedó como nueva. El casco ahora es naranja”. Tentado estuve de curiosear cuando pensaba cambiarle el nombre por Mistress Melania, Trump por supuesto.

Pincho el video, veo y oigo la intervención del diputado Ramos y me gusta. Me queda solo una duda: ¿Por qué el envío burlón del antiguo camarada? Repito el video y me gusta dixit en Maturín “de más” sobre todo el énfasis en que no se quiere“Ni matanzas, ni guerra civil, ni invasiones de ejércitos extranjeros, ni golpes de estado” para superar la dificilísima situación que padece Venezuela y así como que “la cerrazón de lado y lado” pudiera llevarnos a cualquiera de tan terribles opciones.

Llamo al ex vecino, por WhatsApp y me atiende imagino tirado en una tumbona con la Bahía de Viscayne al frente y de entrada le inquiero: “¿Se puede saber por qué me mandaste el video de Henry? ¿Qué en particular me puede hacer borrarlo?”. “Caramba pana –contesta- hay que ver que los que están allá perdieron la bola. ¿Cómo creen que vamos a salir de Maduro sin que haya unos muerticos y plomo cerrado?”. Para no quedar bravos corte la comunicación.

Es existencial insistir para que “Ni matanzas, ni guerra civil, ni invasiones de ejércitos extranjeros, ni golpes de estado” abran las puertas a mayores tragedias y para tal los que nos encontramos en el terreno no podemos dejarnos llevar por los que desde afuera, o en la comodidad de las redes, sea de buena o mala fe, proclaman sacrificios que no están dispuestos a ofrendar de sí.

 

Marriott International WW

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here