Inicio Opinión Hola 2020

Hola 2020

91
0
Compartir

El 2019 comenzó con un intento de golpe parlamentario, cuando un diputado se autoproclamó presidente con la intención (fallida) de dividir a la FANB y tumbar al Gobierno. Hubo múltiples intentos de asonadas militares infructuosas, se ha despojado a la nación de miles de millones de dólares, se ha bloqueado financiera y comercialmente al país y especialmente a nuestra industria petrolera. 50 países se han complotado en una acción de desconocimiento del gobierno legítimo de Venezuela. Washington no cesa de dar ultimátums al Presidente y su equipo para que abandonen el poder. Es evidente que no es nada fácil resistir en tales condiciones y no es un logro menor del presidente Nicolás Maduro haber logrado mantener el poder al día de hoy ante todos estos ataques.

En este contexto, que no es otra cosa que la profundización del asedio político y económico de EEUU y que se suma al bajón de los precios del petróleo, el Gobierno ha dado un giro en la política económica con la esperanza de convocar alianzas prácticas que le permitan recuperar la gobernabilidad. Se desmontó la política de control cambiario así como la de defensa del salario a favor de la de subsidios. De esta manera, se abrió el camino a lo que Luis Salas llama la desbolivarización, ya que no solo circula el dólar, sino pesos colombianos, reales brasileños, criptomonedas (incluyendo el petro)y euros, debilitando el bolívar. El Presidente lo entiende como válvula de escape para resguardar el poder adquisitivo y mover la economía. Además, con PDVSA bloqueada y con poca capacidad productiva, se habla de una flexibilización del régimen de propiedad de las empresas mixtas y traspasos en la operación de los campos para recuperar la industria y tratar de saltar el embargo gringo.

Y sucede que la empresa privada nacional e internacional, al parecer optará por seguirle el paso al Gobierno y privilegiar lo práctico sobre lo ideológico, sobre todo porque la oposición no ofrece ninguna vía realista para hacerse con el poder.

El 2020 llega con este escenario pragmático, que todos los analistas perciben como propicio para la recuperación económica, aún en medio del todavía difícil tablero político. La pregunta es si este giro redundará en la necesaria tarea de repolitización del chavismo de cara a los nuevos tiempos.
@ÁngelDanielCCS

RugsUSA WW

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here