Inicio Destacado Guardia que mató a embarazada en El Junquito está preso

Guardia que mató a embarazada en El Junquito está preso

El sargento segundo de la Guardia Nacional Bolivariana será imputado por la Fiscalía

610
0
Compartir

El efectivo de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que mató este domingo 31 de diciembre de 2017 a una mujer embarazada en El Junquito, al abrir fuego durante un reparto de perniles tradicionales de Navidad subsidiados por el Gobierno, ha sido detenido y será acusado de homicidio, anunció este lunes primero de enero el fiscal general, Tarek William Saab.

«Dicho funcionario se encuentra temporalmente detenido en el comando de la Policía Nacional Bolivariana (Antímano) hasta la realización de la audiencia de presentación», escribió Saab en su cuenta de Twitter. Antímano es la parroquia del oeste de Caracas en que ocurrió el crimen, según la Policía.

El detenido es sargento primero de la GNB y responde al nombre de David José Rebolledo Cortez, según dijo Saab, fiscal designado por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

Rebolledo Cortez deberá responder también por cargos de «uso indebido de arma orgánica y simulación de hecho punible», dijo el fiscal.

La joven de 18 años Alexandra Colopoyn, que estaba embarazada de cinco meses, murió de un disparo que Rebolledo Cortez realizó en contra de un grupo de personas que esperaban recibir el pernil subsidiado por el Ejecutivo nacional.

La joven formaba parte de un grupo de personas que según la Policía «se tornaron violentas», una situación que habría tratado de calmar la Guardia Nacional que hasta allí se había desplazado.

«Haciendo uso indebido de su arma», el guardia ahora arrestado «efectuó disparos a la multitud», alcanzando a la joven embarazada, que murió poco después en un hospital.

El incidente se produjo a las 4 de la madrugada del domingo, después de que la insuficiencia de los perniles que había para repartir desatara el nerviosismo entre quienes esperaban recibir el suyo.

Según Ana Pérez, que presenció los hechos, el guardia detenido empujó a una de sus familiares dentro de una alcantarilla. Tras recriminarle el marido de Pérez su acción, el militar «empieza a lanzar tiros como loco».

«Todos salimos corriendo. A la muchacha, que salió corriendo, le dieron en la cabeza», dijo la joven. Otra persona fue herida en el glúteo por los disparos, según varios testigos.

Según Pérez y otras personas presentes, el contingente de guardias venía de una tienda de bebidas alcohólicas cercana y «estaban bebidos».

RugsUSA WW

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here