Inicio Opinión Frontera de paz

Frontera de paz

Como consuelo, solamente queda ver hacia el futuro. La relación entre nuestras patrias se ha caracterizado por un vínculo tan robusto.

52
0
Compartir

Los nuevos impasses en nuestra relación con Colombia son por demás incómodos. No solamente ante lo inútiles e injustificados, sino porque también contradicen la naturaleza de la relación entre ambos países, que siempre se ha caracterizado por la fluidez y la cooperación, tanto entre sus gobiernos como entre sus ciudadanos.

En los últimos días hemos presenciado con asombro y desconcierto, cómo han escalado unas tensiones que no tenían razón de llegar hasta donde han llegado.
La orden desde el lado venezolano de desplegar tropas en proporciones inquietantes, ha puesto al presidente de Colombia Iván Duque en su situación más difícil desde que asumió la presidencia hace poco más de un año, según reseña el diario neogranadino El Tiempo.
Afortunadamente, de aquel lado las cosas se han tomado con más sensatez. Si la reacción hubiera estado marcada por la misma visceralidad que hemos visto por aquí, la tragedia estaría servida. Caso negado, por supuesto y por fortuna.
Sin embargo, no podemos descartar que, de avanzarse en estas decisiones tan lamentables, nuestras relaciones se enturbien. Nos negamos a creer que esto llegue más allá, pero es un escenario por el cual hay que pasearse responsablemente, de seguir dándose pasos en falso.
Y es que, desde este lado de la frontera, ese ejercicio de fuerza también luce insensato. Especialmente, porque los problemas sin resolver se acumulan en nuestra tierra a niveles nunca antes vistos y es evidente que no se les está prestando atención.
Distraer energía en un vano intento por escalar diferencias netamente subjetivas con un país socio y hermano, es la peor decisión que se puede tomar en este momento. Justamente, ante los reveses en todos los ámbitos que enfrenta nuestra nación, la primera acción debería ser robustecer los intercambios productivos con nuestro vecino más cercano, con quien nos une además cultura e idiosincrasia.
Sin embargo, no es así. Durante el pasado año 2018, la Cámara de Integración Económica Venezolano Colombiana informó que el intercambio comercial entre Colombia y Venezuela registró una contracción de 32,75% durante el año 2017.
De acuerdo a las cifras publicadas por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística Colombiano, el comercio binacional acumuló una cifra de 539 millones de dólares frente a 802 millones de dólares correspondientes al año 2016, según explicó para aquel momento un informe de Cavecol.
El mismo DANE corrobora que el deterioro ha sido continuo y sostenido en los últimos años. Según el organismo, en 2013 Colombia exportó US$ 2.255,82 millones a Venezuela. Una dramática contracción que afecta a ambas naciones.
Las exportaciones venezolanas a Colombia también han decaído notablemente. Tradicionalmente, nuestra balanza comercial ha sido favorable a Colombia; pero para 2013 el vecino país importó US$ 409,77 millones en productos venezolanos; mientras en 2018 las compras a nuestra nación solo llegan a US$ 104,39 millones.
Tristemente, esto comprueba que la que debería ser nuestra primera meta en el ámbito internacional, la cual no es otra que construir una relación de ganar-ganar con nuestro socio más cercano, se está comiendo la flecha.
A esto hay que agregar que es Colombia el principal destino de los compatriotas que deciden abandonar nuestra tierra y aventurarse a trabajar para construir un destino mejor.
Según cifras del Banco Mundial, se estima que desde 2015 hasta la fecha aproximadamente 1,23 millones de personas han ingresado a Colombia desde Venezuela con intención de permanencia, incluyendo colombianos retornados y migrantes regulares e irregulares. Eso no incluye a quienes tiene el propósito de continuar su viaje con otras naciones latinoamericanas como destino.
No solamente se debería estar alimentando una relación de agradecimiento, sino también de colaboración, ya que este sí es un problema real, existente, que golpea muchas vidas y que se complica sostenidamente.
Como consuelo, solamente queda ver hacia el futuro. La relación entre nuestras patrias se ha caracterizado por un vínculo tan robusto, que ni siquiera los tiempos más adversos han logrado carcomerla.
Este vínculo no solamente subsiste, sino que existe, muy a pesar del ruido artificial y pasajero que se introduzca en el camino. Se está demostrando en el día a día y en los hechos. Y volverá a ser pacífica, próspera y de provecho para todos a la vuelta de la esquina.
Lo lamentable es que, quienes no saben leer las señales de los tiempos se empeñen en torcer los caminos, con fines contrarios a los intereses colectivos. Tenemos fe en que Colombia y Venezuela impedirán que se profundice esta herida. Esa frontera siempre ha estado marcada por la paz, por una vida serena, pacífica, de compartir. No tiene por que ser de otra manera.
duzcategui06@gmail.com

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here