Inicio Regionales Ciudad Fotos | Dulce, amargo y picante en la repostería de IPG

Fotos | Dulce, amargo y picante en la repostería de IPG

1128
0
Compartir

El Instituto de Hotelería y Gastronomía del estado Monagas (IPG) preparó una competencia  de repostería donde participaron 44 estudiantes, conformando 22 grupos que presentaron sus creaciones basadas en tres ingredientes principales cacao, coco y la técnica de la crema pastelera.

Los jóvenes estudiantes de gastronomía se ingeniaron sendas preparaciones donde la creatividad, la presentación del plato y su sabor jugaron el papel protagónico.

Como invitados para formar parte del jurado calificador estuvieron las profesoras de repostería, Nilda Alcorcés, la profesora de panadería, Olgamar Estrada y dos comunicadores sociales Ciro Ramones y quien le escribe, Jenny Sánchez.

La directora de IPG, Yelitza Acosta tiene entre sus principios ofrecer a los estudiantes la oportunidad que descubran ese potencial que cada uno lleva por dentro, “quién crea un postre, un plato o una receta que involucra el conocimiento, las memorias y el sentir es un cocinero que se expresa a través de su talento”, explicó.

Mientras que la profesora de repostería, Nilda Alcorsés se sintió realmente complacida con la participación de sus estudiantes, pues “demostraron  todo lo que son capaces de hacer con lo que aprendieron en cuatro semanas”, advierte que  “lo aprovecharon al máximo”. Considera que todo el egresado de IPG está muy bien formado, y hay muchos de ellos regados por todo el mundo, dijo.

Postre oriente

Para mí fue una experiencia muy gratificante, cuando inició la competencia se sortearon los mesones y quedamos par de periodistas degustando un grupo de postres, el paladar de un hombre siempre tendrá gustos muy diferentes que el de una mujer, pero en algo coincidimos Ciro y yo, que el “Postre oriente” tenía excelente presentación, originalidad y extraordinario sabor, cuál fue nuestra sorpresa cuando llegamos a la final, que resultó merecedor del Primer Lugar de la competencia.

La participantes de este grupo, Yudelys Gazcón y Marión García tuvieron una mañana accidentada, llegaron en la raya, venían llenas de dudas, miedo y hasta la emotividad se desbordó en lagrimas, todo ese estrés que les generaba la competencia fue finalmente compensado con una medalla de sitial de honor.

Su postre oriente era una torta de cazabe y coco, especiada con pimienta guayabita, humedecida con almibar de parchita, rellena de crema pastelera y cubierta de ganache de chocolate y merey; no utilizaron harina de trigo, lo que hizo más original el dulce.

La torta de cazabe fue acompañada por un bombón de chocolate amargo relleno de chocolate blanco y coco, y una torre miniatura de pura masa sin chocolate.

Dulce picante

El segundo lugar fue para un postre atrevido confeccionado por los estudiantes Alfredo Ramírez y David Navas, quienes rompieron los esquemas de la repostería tradicional  y se arriesgaron a preparar unos profiteroles con crema pastelera y picante; “entre gustos y sabores no han escrito los autores”, y este par lograron que el mágico  sabor de su creación explotase en el paladar de los jurados.

Brisas orientales

 

En tercer lugar, fue alcanzado por la torta “Brisas orientales” con una presentación impecable que denotaba el amor con que fue preparada, pues además de compañeros de clases, Luisa Agudelo y Manuel Moreira, son esposos y conjugaron la creatividad con el amor que deben tener los postres.

Somos Venezuela

En mí recorrido profesional me ha tocado estar en muchos lugares y vivir experiencias maravillosas, pero en esta oportunidad es la primera vez que me invitaban a formar parte de un jurado en una competencia de repostería.

A simple vista suena divertido, y pensamos “a que bien eso es fácil degustar postres” y encontrarte con el simple hecho de decir “me gusta o no me gusta”, pues no, era más complicado de lo que pensé.

Ser jurado implicaba una responsabilidad y un reto, porque todos merecían ganar, todos los 22 postres estaban muy ricos, era una línea muy delgada que dividía nuestra decisión, pero había algo en el ambiente en esa mañana de competencia, “se respiraba optimismo, ganas, futuro, sueños”.

Solo ver las caras de esos estudiantes preocupados y cansados, que pasaron horas o días enteros creando y pensando su presentación era suficiente para sentir un gran respeto por todos ellos.

Las palabras que cerraron el evento de su directora, Yelitza Acosta, me inspiraron aún más y dijo: “esta es Venezuela, nosotros decidimos como queremos vivirla, si nos formamos y lo hacemos desde  aquí adentro o desde fuera, pero en esta competencia todos son ganadores, esto es Venezuela”.

Esta es la magia de crear, confiar y ser lo que realmente nos apasiona, para los estudiantes de IPG, ser cocineros profesionales es su pasión. Afrontar los retos es nuestra decisión. Con esta competencia de repostería descubrí que “no siempre comer dulce es lo mejor, que el amargo es agradable al paladar cuando se trata de bombón y que el picante no solo es para machos, sino que también un toque de picor te pone alegre el corazón.

RugsUSA WW

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here