Inicio Destacado Familiares de Génesis Álvarez exigen justicia tras su muerte

Familiares de Génesis Álvarez exigen justicia tras su muerte

Daisy Alcalá de Álvarez, afirmó que lo más triste de todo, fue que el deseo de su hija era ser médico "para poder salvar vidas".

1974
0
Compartir
Los familiares de Génesis Álvarez exigen justicia a las autoridades.

La madrugada del pasado jueves, 16 de agosto será inolvidable para la familia Álvarez Alcalá, cuya hija única, Génesis de apenas 14 años de edad murió «por falta de atención oportuna y carencia de insumos en una clínica de Maturín».

Génesis a diferencia de otras niñas, contaba con un seguro médico, por ello, la familia confiada acudió al centro asistencial para que la atendieran.

Según su papá, Wilmer, quien no cesaba de llorar por su pequeña hija; Génesis fue una joven ejemplar, aplicada, responsable, sana y muy amorosa con su familia.

«Al llegar al Centro Médico con Génesis, el personal de guardia no fue diligente, al punto de desatenderla al pensar que tenía una enfermedad contagiosa, sin siquiera tener un diagnóstico. Fue su familia quien le prestó el auxilio porque las enfermeras y médicos que estaban de guardia ni la querían tocar porque se podían contagiar de quién sabe qué cosa», relató con lágrimas en los ojos la madre de Génesis, Daisy Alcalá de Álvarez.

Expresó que la indignación fue tan grande que la médico de guardia no dio con el diagnóstico de lo que tenía la joven. «La clínica no contaba con los medicamentos ni los equipos para evaluarla, medicinas que tuvimos que adquirir y llevar, tampoco tenían un tensiómetro para tomarle los valores. Nada. Entonces, ¿para qué pagar un seguro en una clínica si estaba prácticamente como un cascarón vacío? A mi hija la dejaron morir en menos de tres horas».

A medida que pasaban las horas, el cuadro de Génesis se iba complicando, lo único que le colocaron fue una solución 0.9.

A la 1:40 am. del jueves, 16 de agosto, fallece Génesis en medio del dolor de toda su familia y ni siquiera se contaba con una ambulancia para hacer el debido traslado de su cuerpo.

En la autopsia, se refleja que fallece tras una infección del sistema nervioso central y una otalgia del lado derecho.

En el informe que emitió el centro asistencial, colocaron que Génesis había presentado 4 días de fiebre, hecho que no sucedió, así como que le habían tomado la tensión. También indicaron que la habían intubado y lo único que mal le colocaron fue una sonda, cosa que nunca hicieron, es decir, dichos datos fueron falseados.

La tía de Génesis, Neivis Díaz, quien es funcionaria pública señaló que esta situación no se puede seguir permitiendo, donde se supone que una clínica debe tener al menos, los insumos básicos para poder atender a los pacientes.

«Llegamos y el personal que allí estaba pensaba que Génesis estaba infectada y tenía como temor de tocarla, al punto que la desatendieron dejándola a la buena de Dios. Ellos se cuidaban con tapabocas y hasta con medicamentos que nunca le suministraron a los familiares. Fue el colmo de la indolencia».

En el momento que estaban con la joven, llega un doctor y le dice a una de las empleadas de admisión refiriéndose al caso de otro paciente que suba todos los presupuestos porque 80 dólares no dan ni para comprarse un cachito. Esto quiere decir que quien no tenga dólares ¿no tiene derecho a ser atendido?»

Denunció que como por arte de magia, «la dirección de epidemiología mandó a hacer un operativo en la zona donde residía Génesis, la urbanización Caigüire en La Línea, como si ella tuviese una epidemia, alarmando a la población. De lo contrario, todos los familiares estuviéramos muertos».

Pidió al Presidente de la República, Nicolás Maduro, a la Gobernadora Santaella que este caso no se quede impune, porque no puede ser que una niña que estaba asegurada y que fue a buscar el servicio de salud a una clínica, le fue prácticamente negado, vulnerando todos sus derechos, especialmente el derecho a la vida, quedando en tela de juicio la ética y el profesionalismo del personal que estuvo de guardia esa madrugada del 16 de agosto.

Daisy Alcalá de Álvarez, afirmó que lo más triste de todo, fue que el deseo de su hija era ser médico «para poder salvar vidas».

Concluyeron expresando que este caso lo llevarán hasta las últimas consecuencias. Ya colocaron las denuncias correspondientes ante las instancias, igual ante la Dirección Regional de Salud, aguardando los resultados de unas pruebas que deben llegar en 15 días, con la idea de que una situación tan triste como esta no se reitere en el estado Monagas.

 

RugsUSA WW

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here