Inicio Opinión En la trampa

En la trampa

La negociación no se trata de sentarse con el enemigo y pedirle prepotentemente que nos de lo que nos pertenece, sin tener realmente nada que lo obligue a hacerlo.

45
0
Compartir
Luis Vicente León, director de Datánalisis.

Como les comenté hace cuatro años cuando escribí mi primer artículo analizando la eficiencia (o más bien ineficiencia) de las sanciones generales (que no tiene nada que ver con las personales que son otra historia) para lograr el objetivo de provocar un cambio de gobierno, repito el tema trimestralmente, simplemente para recordar que no se trata de deseos o esperanzas, optimismo o pesimismo o intereses abiertos u ocultos, sino hechos concretos que la historia nos ha mostrado una y otra vez. Pues aquí… de nuevo.

Entiendo y comparto el sentimiento de quienes exigen un cambio político. Pero ese deseo necesita acciones inteligentes, no sacrificios inútiles.

Lo que ha demostrado la aplicación de sanciones generales a regímenes autoritarios, es que lejos de sacarlos del poder los apuntalan, mientras empeora la situación que ya viven esos pueblos, originadas por el primitivismo y la corrupción de sus gobiernos.

Las sanciones generales aplicadas al gobierno de Venezuela: ¿qué cambio han generado en la relación de poder político a varios años de su aplicación? Aunque suene crudo y me gustaría decir algo distinto, la respuesta es nada.

No se trata de una crítica ideológica, pues si las sanciones generales estuvieran funcionando y se hubieran convertido en el factor clave que elevara el poder de negociación de la oposición, para presionar a la revolución a negociar una salida pacífica a la crisis, yo sería el primero en respaldarlas. Pero es obvio que esa vía no resuelve el problema, sino lo empeora o incluso origina que la población termine huyendo o habituándose a una nueva forma de vida, con la que termina sobreviviendo en un país más primitivo y retrasado, pero donde el gobierno y sus instituciones son capases de surfear y preservar el poder, tirándole una trompetilla a los intentos externos de sacarlo.

Decir que aunque las sanciones no saquen al gobierno “es mejor sancionar que no hacer nada” parte de un error dramático. No es verdad que sea mejor castigar también al pueblo, sabiendo que no resuelves el problema, pero que si le empeoras su vida. Es pedir un sacrificio inútil y absurdo. Es una posición morbosa, que termina justificando que se castigue a un pueblo, ya suficientemente castigado por el gobierno, para tener al menos el fresquito de que algo pierden también los malos. Lo que no se dan cuenta es que ellos pierden mucho menos que el pueblo y ganan en cambio más poder. Pero el segundo error es pensar que rechazar las sanciones significa pedir que no se haga nada. Claro que hay que hacer lo que sea inteligente para presionar el cambio, pero se trata de articular internamente a la oposición, fortalecer la capacidad de la población para defender sus derechos adentro, fracturar a los adversarios, para lo son mucho más eficientes las sanciones personales, inocuas para el pueblo pero incomodísimas para los agentes de poder y, en paralelo, construir una oferta integral de garantías, integridad personal y familiar y recursos económicos a las élites dominantes, civiles y militares, que realmente puede presionar a negociar temas claves, que en un tiempo prudencial permitan una salida electoral, la única que realmente puede conducirnos a una situación estable y en paz.

La negociación no se trata de sentarse con el enemigo y pedirle prepotentemente que nos de lo que nos pertenece, sin tener realmente nada que lo obligue a hacerlo. Se trata de construir el poder de presión y negociación que le obliga a él a sentarse para resolver el problema que lo pone en peligro y esté dispuesto a ceder, en consecuencia, elementos que en el tiempo, abran las compuertas a una solución definitiva. Que pena, pero todo lo demás es paja.

luisvleon@gmail.com

RugsUSA WW

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here