Inicio Opinión El llanto de Borges

El llanto de Borges

La síntesis de todo este desvarío se resume en un Borges que de manera indigna plantea, en una emisora de Miami, que “ellos han dado la vida”.

181
0
Compartir

Nuestra capacidad de asombro no tiene límites. Cuando pensamos que la oposición ha llegado a su techo, nuevos eventos surgen dejando pálido lo anterior. En la última semana siguen ocurriendo hechos que les generan más repudio a los venezolanos. No basta la cantidad de viajes hechos por dirigentes de la MUD a los países gobernados por la derecha en América y Europa para pedir la intervención. Muchos nos preguntamos quiénes financian estos viajes.

El injerencismo eurocéntrico campea desbordado. El anillo de la mediática mundial se cierra más contra nuestro país, nada se le escapa, imputaciones de narcotráfico a figuras reconocidas del gobierno y el eterno ritornello de “violación de los derechos humanos”. Mas, cuando la oposición se vuelve orate y transgrede las normas elementales de la convivencia democrática y violenta los derechos humanos hasta cometer crímenes de lesa humanidad, el mundo calla o gira la cabeza para no ver.

Se hallaron 200 millones de bolívares del nuevo cono monetario en un auto propiedad de la Tintori, hecho reconocido por ella con excusas muy propias de su persona. Obvio que le iban a prohibir salir del país. Varios embajadores de la Europa supremacista, cuya mente está en el siglo XVIII, decidieron acompañarla al aeropuerto, cual escuderos del medioevo. Creían así garantizar la huida de la señora.

Observamos posturas apátridas, deleznables, vergonzosas, en connotados dirigentes opositores, que claman reiteradamente para que Estados Unidos intervenga militarmente a Venezuela. ¡Insensatos! Aparentan desconocer lo que eso significa para la paz y la estabilidad, además de los daños irreversibles que le ocasionaría –en un hipotético negado– a nuestro país. También plantean que una fuerza militar aliada de los gobiernos de la región pudiera asumir esta intervención.

La síntesis de todo este desvarío se resume en un Borges con llanto entrecortado que de manera indigna plantea, en una emisora de Miami, que “ellos han dado la vida” sin el resultado concreto de “la salida de Maduro” –obsesión que bien los llevará a la muerte– y que por lo tanto suplican al extranjero invasor que actúe, pues ya “no tienen fuerzas para seguir adelante”. Semejante caradurismo y cinismo. En otras partes irían al paredón por traidores a la patria.
Profesora UCV

RugsUSA WW

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here