Inicio Destacado 80% de los pacientes renales en Monagas tiene malnutrición

80% de los pacientes renales en Monagas tiene malnutrición

El servicio de Nefrología del Humnt inició el año con las mismas fallas del 2017

170
0
Compartir
La falta de acceso de los alimentos hace que los pacientes estén malnutridos | Foto: JAN

Los pacientes renales en Monagas siguen sorteando la crisis hospitalaria y alimenticia. La falta de una dieta balanceada ha hecho que 80% de los enfermos esté malnutrido, afirma el jefe del servicio de Nefrología del Hospital Universitario «Dr. Manuel Núñez Tovar«, Carlos Márquez.

Otro porcentaje importante refiere que 50% tiene hipertensión y diabetes, condiciones que ponen en riesgo su salud en vista de que no están recibiendo el tratamiento completo.

Las cifras fueron ofrecidas por el especialista tras hacer un balance sobre las condiciones en las cuales se encuentra el servicio al inicio de este 2018. La realidad es la misma, pues Nefrología sigue funcionando con seis máquinas, porque cinco están dañadas desde julio de 2017.

Las personas aún reciben dos sesiones de diálisis para así atender a los 30 pacientes que acuden a la unidad; hay algunos de ellos que pueden necesitar hasta cuatro tratamientos en una semana. «Muchos de ellos se han complicado, porque no están recibiendo la atención adecuada», reconoció el especialista.

Márquez recordó que anteriormente en el área se atendían a 70 enfermos, pero ante el déficit de equipos e insumos tuvieron que reubicar a 40 en dos centros nefrológicos en Maturín, donde a pesar que están copados de pacientes hicieron un espacio para su atención.

Quirófano

La ausencia de un quirófano es otra preocupación en Nefrología. El jefe del servicio señaló que tienen seis meses esperando reactivar el pabellón para poder realizar las cirugías menores, como la colocación de catéteres.

Actualmente, no los están implantando pues el quirófano no tiene aire acondicionado, por lo que la proliferación de bacterias es mayor. Solo se colocan cuando es una estricta emergencia y para ello, tratan de que sea a primera hora del día cuando no hace calor para evitar el calor.

«Estamos hablando de un procedimiento que tiene que hacerse bajo una condición óptima que actualmente no tiene el pabellón», acotó. Además del aire acondicionado, el servicio requiere de lámparas cialíticas, que fueron pedidas a la dirección del Hospital Manuel Núñez Tovar en fechas pasadas.

Lea también

UCI del hospital Núñez Tovar se queda con una cama

RugsUSA WW

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here