De acuerdo con un estudio que ha llevado a cabo un equipo de investigadores de la Universidad de Mauricio, diversos factores favorecen el crecimiento de patógenos en este tipo de paños utilizados en la cocina, por lo que existe peligro de que causen una intoxicación alimentaria.

Los paños de cocina están expuestos a multitud de microorganismos y ofrecen unas condiciones favorables para que proliferen los gérmenes: están húmedos, son porosos y se encuentran a una temperatura cálida.

Debido a esto, reutilizarlos para limpiar las superficies y los utensilios de cocina hace que se esparzan las bacterias y que puedan provocar una intoxicación, afirman en el estudio.

El equipo de científicos reunió 100 paños de cocina que fueron usados durante un mes de uso. Los resultados revelan que hay distintos factores que influyen en el crecimiento de agentes patógenos en los paños, entre ellos el tamaño de la familia, el tipo de dieta o su uso múltiple.

En concreto, en 49 de los paños de cocina analizados se registró crecimiento bacteriano, que aumentó en las familias numerosas y con la presencia de niños. Por otro lado, los paños para uso múltiple, como secarse las manos o limpiar superficies, registraban mayor número de bacterias que las toallas de papel de un solo uso, y el recuento se elevaba en el caso de los trapos húmedos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here