Inicio Internacionales Líder las Farc: Fue un error entregar las armas

Líder las Farc: Fue un error entregar las armas

53
0
Compartir
Iván Márquez entregó un comunicado.
El número dos de la antigua guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), Luciano Marín, conocido como «Iván Márquez», reiteró este lunes ante la controversia por la recaptura de su compañero de lucha Jesús Santrich que fue un «error grave» haber entregado las armas antes de la implementación total del acuerdo de paz firmado en noviembre de 2016 con el Gobierno colombiano.

Así lo aseguró Márquez, quien fue jefe de la delegación de paz de las FARC en los diálogos de La Habana, en una carta publicada en su cuenta de Twitter y dirigida a los excombatientes en la que sostiene que «fue un grave error haber entregado las armas a un Estado tramposo, confiados en la buena fe de la contraparte».
Iván Márquez que fue el jefe negociador de la exguerrilla en los diálogos de paz que se mantuvieron por más de dos años en La Habana junto con el Gobierno colombiano, a cargo en ese momento de Juan Manuel Santos, en los diálogos con el Gobierno, mencionó también lo que a su criterio se ha convertido en una crisis política e institucional en torno a la frágil implementación de los acuerdos de paz en Colombia.
A los guerrilleros en los ETCR y a todos los colombianos: Es hora de levantar la voz contra la mezquindad humana del sistema encabezado por del uribismo y la embajada de los EEUU contra el sueño de paz de millones que buscaban poner fin a más medio siglo de confrontación armada.
El lider exguerrillero, que renunció a su curul en el Senado por miedo a ser apresado como su compañero Santrich se encuentra en un paradero desconocido desde agosto del año pasado, difundió una carta a través de su cuenta de Twitter (@IvanMarquezFARC) un hilo de twetts en los que aseguró que fue un «grave error» haber aceptado el desarme para convertirse en un partido político, pues los fusiles eran la única forma que tenían de garantizar que el Estado cumpliera lo pactado.
Esta reaparición de Luciano Marín se origina luego de los últimos acontecimientos entre la JEP y la Fiscalia por el caso de Jesús Santrich, el excomandante guerrillero pedido en extradición por Estados Unidos.
La Justicia de Paz ordenó la liberación inmediata de Santrich, mientras la Fiscalia sostiene que hay pruebas suficientes para mantenerlo detenido. Tras esta situación el fiscal general de Colombia, Néstor Humberto Martínez renunció a su cargo, quién aseguró que no se prestaría para ejecutar esta orden.
Santrich fue recapturado el viernes en la propia puerta de la cárcel, bajo nuevos cargos de la justicia ordinaria relacionados con narcotráfico, cuando se disponía a salir en libertad tras un fallo de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).
Luego de haberse cortado los brazos en prisión, Santrich fue trasladado la madrugada del sábado a una clínica en medio de versiones contradictorias sobre su estado de salud. El presidente Iván Duque ha respaldado la decisión de la Procuraduría de apelar el fallo. 
“Ningún colombiano necesita ser jurista para entender que nada de lo que diga una persona drogada forzosamente –como ocurrió con Santrich-, puede ser legal”, se lamentó Márquez en la misiva, haciendo eco de las sospechas de miembros de las FARC de que en la cárcel sedaron a Santrich antes de su fugaz salida, y esa fue la razón de su ingreso a cuidados intensivos, reseñó El País.
«Qué porquería de Fiscalía tenemos los colombianos que para liberar, recapturar y después practicar una legalización de captura a un invidente, tenga que doparlo hasta causarle inconciencia y un paro respiratorio.
Márquez le pidió al presidente Duque –un crítico de los diálogos– que “no dinamite la independencia de los poderes con ese odio sordo que solo busca hacer trizas y dejar sin efecto el acuerdo de paz”. 
En el pasaje más preocupante, en el que se atribuyó la vocería de los comandantes de las otrora Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Márquez aseguró que están «impactados por la traición del Estado al acuerdo de paz de La Habana».
Asimismo, se dirigió a los miles de excombatientes que hacen su tránsito a la vida civil en los Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR): «Les reiteramos autocríticamente que fue un grave error haber entregado las armas a un Estado tramposo, confiados en la buena fe de la contraparte».

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here