Inicio Otras categorías Ciencia y Tecnología La vida de Steve Jobs y sus curiosidades

La vida de Steve Jobs y sus curiosidades

59
0
Compartir
Steve Jobs cofundador de Apple Inc.​

El cofundador de Apple y genio de la informática se convirtió en vida en un hombre admirado por cientos de miles de personas. Sus ideas innovadoras, que fundaron los principios de la tecnología de la que hoy disponemos, y el estilo teatral y diferente que daba a sus campañas de publicidad hizo que sus productos trascendieran del simple ordenador, móvil o reproductor de música y llegaran a formar parte de la identidad de la persona que lo posee.

Steve Jobs fue el rostro visible de una revolución que, aún hoy, solo está dando sus primeros pasos. Aquí les contamos algunos datos curiosos sobre la vida de este gurú moderno, publica Muy Interesante.

Directo a Silicon Valley. Steve Jobs nació en San Francisco en febrero de 1955 y, como sus padres eran estudiantes y no estaban casados, fue dado en adopción una semana después de nacer.

Fue adoptado por Paul y Clara Jobs, que se mudaron a Mountain View, California, una ciudad rural que se convirtió en sede de Silicon Valley, el ‘paraíso de la electrónica y la informática’, donde tienen hoy su sede las principales empresas tecnológicas del mundo.

Desencantado con la universidad. Jobs sólo duró un semestre en la universidad (en Red College, en Oregón), desencantado con el sistema educativo, aunque siguió asistiendo a clases de caligrafía. Su primer trabajo fue en Atari, una de las primeras compañías de videojuegos. Ahorró algo de dinero y dejó el trabajo para irse a la India «en busca de iluminación».

La revolución de la manzana. Cuando volvió a Apple en 1997, reorganizó la compañía y se puso a trabajar en nuevos equipos, creando el iMac, luego los portátiles iBook y finalmente el reproductor iPod. En 2007 volvió a revolucionar el mercado con su teléfono iPhone, y en 2010 dejó al mundo boquiabierto con la tableta iPad.

Sus ídolos. Jobs aseguró en cierta ocasión a un periodista que admiraba a Bob Dylan y a Pablo Picasso porque ambos siempre «estaban arriesgándose a fracasar».

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here