La original es: “Le verdad es la verdad dígala Agamenón o su porquero”, muy conocida. Mil veces empleada, del escritor Antonio Machado; obra: “Juan Mairena”. Síntesis: la verdad no depende de cual Depto. de Estado hable, igual la tiene las Granadinas.

Es verdad: el 5 de junio de 2018 se produce una resolución de la Asamblea General de la OEA, su contenido habla sobre la situación en Venezuela. Otra verdad: se forja con 19 votos a favor, 11 abstenciones y cuatro votos en contra. En verdad, no logra el voto afirmativo de dos tercios de los países miembros: 24 votos. Otra verdad, el acuerdo revela que no existe disposición para tomar una medida como la suspensión de Venezuela de la OEA.

Se produce otra verdad paradójica, USA tiene todo el poder para mangonear a casi todos  los primeros mandatarios y presidentes del continente pero, no logra sumar los 24 votos  necesarios para aplicar la Carta D..

La verdad es políticamente preocupante para la diplomacia estadounidense, quien impone agenda a la Asamblea General y ordena  la suspensión de Venezuela. Con el peso de la fuerza, desplegó toda su considerable dotación de fuego y violencia política para “meter en razón” a los pequeños países del Caribe, quienes al final en verdad prefirieron abstenerse.

Verdad que obtuvieron 19 votos a favor de la resolución que en cierto son casi los mismos que se concretaron en las discusiones sobre Venezuela en la OEA durante 2017. En verdad logró poco en un año.

E  indiscutible realidad, queda demostrado que la crisis en Venezuela es tema no resuelto en la OEA que degtada  día a día Almagro, ex canciller de Pepe Mujica y Tabaré Vázquez. La resolución contiene una verdad: “sólo a través de un diálogo nacional con la participación de todos los actores políticos y otros actores interesados venezolanos, se podrá alcanzar la reconciliación nacional” y acordar lo que mejor refleje realmente la voluntad de los venezolanos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here