La UE. espera apoyo de las autoridades.

Una frondosa mata de pomalaca es el cobijo de los alumnos de la Unidad Educativa Lya Imber de Coronil por cuanto no tienen un espacio óptimo para recibir a sus estudiantes.

Los docentes tomaron la decisión, dividiendo el espacio verde de la dependencia municipal en más de cinco aulas para atender a más de 100 estudiantes que integran la matrícula desde primaria hasta educación media general.

Trascendió que el Gobierno regional rehabilita un espacio para que los muchachos reciban sus clases, pero hasta el momento los trabajos no han sido culminados.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here