“En conuco viejo siempre hay batatas” ¿Cómo negar que los refranes, aforismos, y dichos son la biblia de la vida nacional y parte sensible de la filosofía de un pueblo? Tercos, cual bisturí que desvela rotundamente una forma de actuar.

El caso: “lunes 27 de noviembre de 2017, la MUD anunció cuáles serán sus exigencias en el proceso de negociación con el gobierno de Nicolás Maduro”.

Se desnudan de nuevo con esta conducta agresiva e insensata. Al querer “jugar posición adelantada” y pretender sorprender y fijar posición de dominio. Se trata de anclar al contrario con sus “exigencias”. Sorprenderlo al colocar una insignia que marque de antemano el acuerdo final. Con esa tontería calculan quitarle la iniciativa a la otra parte y atropellar con un escopetazo a los otros negociadores.

Ellos, sin haberse montado en el avión a Dominicana, ya anclan y engañan a la gente con falsas promesas de lo que creen que lograrán. Sin siquiera dar por iniciada la negociación, quieren meter un gol desde el camerino. Táctica obtusa creer que otro es tonto. Un principio establece que solo se recibe aquello que se intercambia “en la mesa”. Ni antes. Ni después. Ni con vivezas. Ni cortinas de humo.

Pretenden barajar las cartas. Pero olvidan con quién juegan la mano. ¡Fijar una “exigencia” no es negociar! Es simplemente comunicar al otro una decisión. Y cuando se comunica una “exigencia” no hay opciones. Es posición que “exige”, y el otro, la toma o la deja.

Lo primero que se enseña a un negociador es que “tiene” que evitar las amenazas. La “exigencia”, arrincona al oponente y lo coloca en callejón sin salida. Dogma que desde hace dos mil quinientos años enseñó Sun Tzu en su Arte de la Guerra. Otra propuesta táctica es develar ese absurdo axioma que reza, lo que es mío -exigencias- es mío y lo que es tuyo es lo negociable.

Se evade una ley de la negociación. Al fijar posiciones sin haber aún convenido la agenda –primera etapa de toda negociación.

Axioma que sugiere existencia de un compromiso previo, e invita a llegar a un punto en algún lugar entre dos posiciones existentes.

En las negociaciones no se obtiene lo que uno se merece, -como hijo de papá -, se obtiene lo que se negocia. Advertencia final al conuco viejo: un momento de negociación descubre más sobre la naturaleza altiva del ser humano que siglos de ilustración, civismo, educación, paz y armonía. ¿Ese conuco se hizo presente en el diálogo de Dominicana 1 y 2 de dic?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here