Luis Eduardo Martínez, exgobernador de Monagas.

Asistí a la instalación del Frente Amplio Venezuela Libre, el pasado jueves en Caracas, que en el caso de Monagas ya se constituye en municipios y parroquias.

En el Teatro Chacao la nota era la Unidad junto a la convicción que hay que encontrar rápidas soluciones al drama de Venezuela. En Aguasay y San Antonio de Capayacuar, donde participé en  sendas asambleas el fin de semana instalando sus Frentes Amplios,  la Unidad también es la demanda constante pero el llamado a rápidas soluciones es mucho más urgente.

Entre los que intervinieron en Aguasay, sobresalió Humberto González, chavista de la primera hora que en dos ocasiones fue candidato a Alcalde por el entonces MVR. González le dio con todo al régimen y desde su perspectiva de hombre del campo cuestionó duramente el abandono de la producción agropecuaria: “Me saca de mis casillas las cajas Clap llenas de productos mexicanos que bien pueden darse aquí, generando trabajo, oportunidades”.  Habló de las necesidades cada vez mayores por la que pasan los aguasayeros y manifestó no entender como ante lo que sucede no ha sido posible salir de este gobierno. “¿Será que perdimos el brío?” preguntó literalmente.

En San Antonio, bajo los árboles de su plaza Bolívar, a varios de los oradores se les quebró la voz y arrancaron lágrimas. Un médico local cuando le felicitaron por su día pidió que por favor no lo hicieran, explicando con rabia contenida que, tras más de veinte años de graduado, su salario andaba por 1 millón trescientos mil bolívares que no le alcanza para nada. “Ni un pollo y medio cartón de huevos”  comentó alguien a su lado. Edward La Cruz, ingeniero agrónomo como yo egresado de la UDO, desempleado y con familia, alzó el termo que portaba para decir que ahora vendía café para llevarle algo de comer a sus hijos, que hace poco un vecino le espetó “tanto que estudiaste para terminar vendiendo café” a lo que él respondió que estaba orgulloso de su título y que esto pronto cambiaría y entonces su esfuerzo habrá valido la pena.

Muchos expresaron sus dudas acerca del Frente, preguntaron que perseguía. Les explicamos que se trata de incorporar a todos en un espacio de acción para construir una nueva nación, canalizando la rabia por el actual estado de cosas y el deseo común de sacar adelante al país dejando atrás tanta miseria.

Precisamos que creemos en el voto y que debemos luchar unidos para restablecer las garantías, que permitan unas elecciones libres y transparentes; “no podemos esperar que desde afuera resuelvan nuestros problemas, que otros hagan lo que nosotros debemos hacer” insistimos, es indispensable participar.

Oí días atrás a Eudys Marín, profesor de la UPEL, decir: “hay dos tiempos, el de los políticos y el de la gente que está pasando hambre”. Discrepo de él, sin excusar a los políticos que no están/nos estamos exentos de haber cometido errores en esta tragedia nacional, porque hoy hay un solo tiempo posible, el de los ciudadanos de bien que quieren y se empeñan en una Venezuela distinta, por ello #VamosDeFrente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here