El transporte público en Maturín se ha vuelto un caos. Cualquier hora es pico y las paradas están full de usuarios y es que en el caso de las rutas periféricas 47, 48 y 26 dejaron de prestar servicio 24 autobuses; 16 de la línea 47; 4 de la 48 y 6 de la 26 por falta de repuestos como cauchos y baterías, lo que las mantiene paradas.

Orlando Perozo, representante de la línea 47 que cubre la parroquia La Pica, comentó que son muchos los factores que han generado que sean menos los transportistas en la calle, pues cada vez los repuestos están más caros y lo que cobran al día le es insuficiente. “El pasaje es muy barato, no nos alcanza ni para comprar un caucho que sobrepasa los 700 mil bolívares”, dijo.

El presidente de la Federación Bolívariana de Transporte en el estado Monagas (FBTM), Luis Figueroa precisó que a este motivo se suma que muchos transportistas ya no quieren trabajar debido a la inseguridad que se ha agudizado en las carreteras en las últimas semanas.

Debido a esta realidad cientos de personas a diario esperan hasta tres horas en las paradas de autobuses para abordar una unidad. Laura Torres cuenta que le ha tocado irse “como bandera” en la puerta de los autobuses, porque son muy pocos los transportes que están trabajando.

“Somos muchas personas para tan poco carro, esto nos afecta a todos porque hacemos de todo para poder trasladarnos”, relató.

Otra de las incomodidades que viven los maturineses es que después de las 6:00 de la tarde los choferes quitan las tablillas de ruta para imcumplir los recorridos agudizando la afluencia de pasajeros.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here