Inicio Opinión Consumo energético

Consumo energético

Podría afirmarse que el desarrollo humano y la expansión económica no implican, necesariamente, consumos elevados de energía.

29
0
Compartir
Hoy día, la energía constituye uno de los pilares fundamentales del progreso mundial. El papel del sistema energético es una de las prioridades de la agenda científica, política y socioeconómica, dada sus repercusiones tan amplias sobre el conjunto del planeta. La finitud de los recursos de origen fósil y el cambio climático a causa de las emisiones GEI generan una serie de desafíos que trascienden a los actores individuales y a los ámbitos nacionales, exigiendo la búsqueda de soluciones comunes.

Podría afirmarse que el desarrollo humano y la expansión económica no implican, necesariamente, consumos elevados de energía.
Sin embargo, existe un límite por debajo del cual se estaría ante situaciones de pobreza energética. Además, la energía desempeña un papel determinante en materia de renovación tecnológica.
El consumo de energía per cápita ostenta uno de los indicadores más fiables del grado de desarrollo económico y de bienestar en una sociedad determinada. En efecto, la demanda energética se asocia, comúnmente, con el Producto Nacional Bruto (PNB) de un país, con su potencial industrial y con el nivel y/o calidad de vida logrado por sus residentes, lo cual se evidencia mediante las condiciones sociopolíticas de toda nación.
Según FEM/CME/ONU, un tercio de los 7 mil 600 millones de habitantes del planeta aún no goza del servicio eléctrico, así como de sistemas puntuales para dotación de agua potable, realidad que impone la correlación consumo de energía/nivel de vida. Por tanto, un 20 % de la población que consume cerca de un 80 % de la energía es el que goza de un nivel de vida y un bienestar óptimos. Desproporción que induce a las sociedades bajo precariedades –caso Venezuela– a migrar hacia los modelos de las sociedades avanzadas, lo que implica, ineludiblemente, expectativas relevantes sobre incremento de su consumo energético. Con base en las proyecciones actuales sobre crecimiento demográfico, se estima para dentro de unos 20 años, un 25 % de incremento de la población, además de un 50 % de consumo energético, cuando se habrán añadido unos 2000 millones de personas.
Isaimar@gmail.com

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here