Los llamados de alerta han sido en vano. Ni la preocupación de los ciudadanos, la caída de los vehículos en la enorme zanja de la avenida principal de Fundemos cuya profundidad es casi de dos metros, ha movido a las autoridades municipales ni regionales para buscarle solución a este cráter.
Lo mismo ocurre en la avenida Alirio Ugarte Pelayo, desde hace varias semanas producto de las fuertes lluvias, se ha ido socavando uno de los laterales de la vía con sentido hacia el centro de Maturín.
Hasta ahora en este lugar, lo único que han colocado son señalizaciones precarias para alertar a los conductores, pero de resto tanto la vía de Fundemos como la Ugarte Pelayo siguen sin ser atendidas por los entes correspondientes.
Esta avenida que además es parte de una vía nacional conocida como la Troncal 10 que comunica a Monagas con el estado Sucre en las zonas norte y noreste, y con los municipios Bolívar, Punceres, Piar, Caripe y Acosta, es una de las más transitadas en la ciudad.

Sin recursos
En el caso de Fundemos, el megacráter se formó frente a la Universidad Nacional Abierta por una filtración. Los vecinos han ido en reiteradas ocasiones a Aguas de Monagas pero sin respuesta.
Yusmelis Romero, afectada, señaló a La Verdad de Monagas este martes 11 de julio, que los vecinos organizados se han dirigido a la empresa Aguas de Monagas para solicitar una segunda reparación del problema; sin embargo la respuesta ha sido que “no hay presupuesto”, no obstante, exigen solución inmediata, pues el hueco amenaza la vida de conductores, motorizados y transeúntes.
Ya la vía fue reparada en marzo de este año después de tanto quejarse ante los representantes de la hidrológica, pero se volvió a romper por una rotura de un tubo de aguas negras; es decir que el trabajo realizado no fue el óptimo porque duró menos de cuatro meses.

Tercera denuncia

Por tercera ocasión La Verdad de Monagas acudió a la avenida Alirio Ugarte Pelayo, diagonal a Ferromat, para constatar la reiterada denuncia que usuarios manifiestan vía redes sociales en atención a un hueco de tamaño descomunal que atenta contra la seguridad de quienes recorren esta importante vía de la ciudad, pero que sigue sin ser atendida por las autoridades nacionales, regionales ni municipales.

Respuesta siguen en veremos

El peligro es tal en la Av. Alirio Ugarte Pelayo que pese a los palos, troncos, cintas de seguridad y demás objetos que rodean la cavidad para alertar a los choferes, estos se percatan del hueco a escasos metros pues a esa altura de la avenida, los vehículos alcanzan su máxima velocidad.
El llamado se repite al Ministerio de Transporte Terrestre, Gobernación y Alcaldía.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here