El Gobierno de Argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI) llegaron, tras semanas de arduas negociaciones, a un acuerdo que otorgará al país un préstamo de modalidad “Stand-by” con una duración de 36 meses, pero que le exigirá la reducción del déficit y de las tasas de inflación.

Así lo explicó la Presidencia Argentina en un comunicado en el que no se especificó el monto económico exacto de la línea de apoyo financiero concedida.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here