Descubre todas las oportunidades que ofrece el póker

283

El póker es el juego de naipes por excelencia. Difícilmente encontrarás a alguien que no haya jugado alguna vez a este divertido entretenimiento que, como mínimo, haya soñado en aprender sus mejores jugadas. No sorprende que sea uno de los juegos preferidos para las reuniones de amigos, incluso ahora que muchas han tenido que ser online. De hecho, son también muchos los que organizan timbas para decidir cuál del grupo de colegas es el mejor jugador de póker.

Y es que este juego de cartas ofrece muchas posibilidades. Obviamente, tienes la oportunidad de jugar en casa con amigos, ir al casino más próximo y enfrentarte a desconocidos o incluso batirte en duelo con tu propio ordenador en las casas de apuestas online. Pero es que, además, puedes decidir de qué forma hacerlo, pues no hay solo una única manera de jugar al póker. A continuación, repasamos las variantes más populares y entretenidas de este juego sin igual.

1. Texas Hold’em

Sin duda la versión más popular de póker, las reglas del Texas Holdem son relativamente sencillas y hacen que sea una buena forma de iniciarse a este juego. Pueden jugar hasta 10 personas, aunque también tiene sus propias variantes.

Cada jugador empieza con dos cartas (hole cards). Después de las primeras apuestas, empieza la primera fase o flop en las que se descubren tres cartas. La siguiente carta se descubre en la segunda fase o turn, y la última en la tercera fase. Luego llega la última ronda (o show down).

2. Omaha

Bastante similar a la variante anterior, en este caso se entregan cuatro cartas cerradas y cinco cartas comunitarias. Se usan dos y tres cartas de estas respectivamente, que conforman las cinco en total que se necesitan.

Obviamente, el objetivo de esta variante también es llevarse el bote. Cada jugador deberá apostar en cada mano y formar las cinco mejores cartas de las nueve disponibles. Suelen jugar entre 2 y 10 jugadores en una partida.

3. Póker tapado

El póker tapado, también conocido como draw de 5 cartas, se juega con una baraja inglesa de 52 cartas, de las cuales cada jugador recibe cinco ocultas. Tras el reparto, llega la primera ronda de apuestas y luego, el descarte.

Se juega así sucesivamente hasta que uno de los jugadores consigue la mano más alta. La mejor jugada es la escalera real, seguida por la escalera de color, el póker, el full, el color, la escalera, el trío, las dobles parejas, la pareja y la carta alta.

4. Siete abierto

En este caso, a cada jugador se le reparten siete cartas y, el objetivo, es conseguir la mano más alta usando estas siete cartas disponibles. Como ocurre con el stud poker, cada jugador (máximo de ocho) debe hacer una apuesta obligatoria.

A continuación, el repartidor entrega tres cartas (dos cubiertas y una expuesta) a cada jugador. El que tenga la expuesta más baja es el que deberá pagar esa apuesta obligatoria y el resto deberá igualar, aumentar o retirarse.

5. Chicago

Otra versión del stud poker es el Chicago, que a su vez se diferencia entre el High Chicago y el Low Chicago. En el primer caso, el jugador que tenga la pica más alta cubierta se hará con la mitad del bote.

Por otro lado, será el que tenga la pica cubierta más baja será el que se lleve la mitad del bote en el Low Chicago. En ambos casos, la otra mitad del bote será para el que tenga la mano más alta.

6. Follow the Queen

Follow the Queen es una versión del siete abierto. Los jugadores que opten por esta variante deberán seguir ciertas reglas. Por ejemplo, la llamada “wild card” se designará como la carta a descubrir después de que se descubra una reina.

Si no se descubre ninguna reina, entonces no habrá ninguna wild card, como puede ser un joker. En cambio, si la última carta expuesta es una reina, entonces todas las reinas se convertirán en wild. Las apuestas son las habituales de un siete abierto.

7. Póker 224

En séptimo lugar, destacamos la variante de póker 224. En este caso, puedes jugar sin límite de bote, con límite o con límite fijo. Además, en esta variante, pueden participar un número ilimitado de jugadores, aunque suelen ser entre dos y seis.

Cada partida está compuesta de cuatro rondas. La primera corresponde al bote inicial. En la segunda, se reparte la primera carta y se hace la primera apuesta. En la tercera, se reparte la última carta y se vuelve a apostar. Y en la cuarta, se apuesta el bote final y se muestran las cartas para decidir el ganador.

El póker: el juego de las oportunidades

Aunque pueda parecer un juego difícil, y en muchos aspectos lo es, el póker le da muchas oportunidades a sus jugadores desde el momento en el que les da infinitas variantes a las que jugar. Algunas de ellas son más fáciles que otras. Otras son más indicadas para las timbas y los juegos entre amigos. Y el Texas Hold’em sin límite es el elegido para el evento principal de la Serie Mundial de Póker.

¡No te pierdas de nada!
Síguenos en Telegram o únete a nuestro grupo de WhatsApp
También puedes seguirnos en Google Noticias
Deja un comentario